5 consejos clave para hacer emailing

5 consejos clave para hacer emailing

Tanto si eres un emprendedor y quieres fidelizar a tus clientes, un blogger que quiere aumentar tus visitas, o una tienda online que busca mejorar la conversión, enviar un emailing a tus contactos puede resultarte de mucha ayuda.

Un emaling es un correo electrónico que las empresas y páginas web envían de forma masiva a sus clientes y suscriptores con información para diferentes fines. Se trata de una estrategia altamente eficaz para mejorar los resultados de cualquier proyecto, pero conseguir esto no es tarea fácil y, si no sabemos cómo hacerlo correctamente, podemos empeorar las cosas y espantar a nuestra audiencia.

Elementos imprescindibles

Necesitamos 2 cosas imprescindibles para poder enviar nuestro emailing: en primer lugar, una base de datos de clientes actuales y potenciales interesados en nuestros productos, y, en segundo lugar, un programa para enviar mailing masivo. Podemos empezar creando la primera con todos nuestros contactos comerciales y ampliarla con un capturador de leads en nuestra página web. Para la segunda, lo recomendable es usar herramientas gratuitas como Mailrelay, la cual podemos ir ampliando según nuestras necesidades.

Una vez conseguido esto, centrémonos en el propio email. Aquí es donde la mayoría de empresas se equivoca. Las posibilidades son enormes, y el vértigo de encontrarse frente a un océano de opciones, hace que muchos decidan copiar las características de emails que han recibido de otras empresas, sin tener en cuenta que estas características se definen en función de diferentes factores, entre ellos, el objetivo que se persigue.

Factores clave para conseguir el objetivo

Si no sabes por dónde empezar, no pierdas detalle de estos 5 consejos. Estos pasos no te garantizan el éxito, pero te ayudarán a optimizar mucho los resultados.

1. Define el objetivo que quieres alcanzar

No solo se trata de determinar que quieres aumentar las ventas de tu negocio, sino de definir el número de ventas que quieres alcanzar, el producto con el que quieres conseguirlas, el precio por unidad, y el plazo de tiempo para lograrlo.

Este es el paso más importante, ya que de él dependen los demás. Con el objetivo puntualizado, tenemos gran parte del camino recorrido.

2. Describe al cliente al que vas a dirigirte

Define quién es tu público objetivo, es decir, describe con todo lujo de detalles las características de las personas de tu base de datos que son más receptivas a comprar tu producto. A este cliente tipo se le conoce como buyer-persona, y debes saber todo sobre él: sexo, edad, estudios, estatus, intereses… Para conseguir esta información puedes hacer una encuesta a tu público, o usar la imaginación poniéndote en los zapatos de alguien al que tu producto le aportaría tanto valor como para comprarlo.

3. Haz un texto interesante para el lector

Aunque tu objetivo final sea vender, no debes limitar el email a una simple descripción de las características de tu producto, ni a detallar tu oferta. Ofrece información valiosa al lector relacionada con tu producto, que le ayude a solucionar algún problema o a mejorar alguna de sus tareas. De esta forma tendrás toda su atención y te verá como a alguien de confianza. Si logras posicionar el producto como la única opción para solucionar el problema o para conseguir esa mejora, habrás ganado.

4. Haz un diseño simple y limpio

No dejes que la creatividad esconda el mensaje o haga difícil su lectura. Está demostrado que los emails con diseños más simples tienen una tasa de apertura mucho mayor, y son bloqueados con mucha menor frecuencia por los filtros anti-spam de los servidores de correo.

No olvides incluir en tu diseño un botón con una frase de llamada a la acción que conduzca a la landing page de venta del producto que estás promocionando. Añade también la información de privacidad exigida por la ley, y un enlace para que los suscriptores pueden eliminar fácilmente su información de la base de datos.

5. Analiza los resultados y optimiza el siguiente

Ayudándote de las funciones de seguimiento y segmentación de Mailrelay, analiza los resultados de la campaña y saca tus propias conclusiones. Apunta los posibles puntos de mejora y asegúrate de aplicarlos en el siguiente email. Llevando a cabo esta acción tras terminar cada uno de tus envíos, lograrás una optimización de la conversión que te llevará directo al éxito.

Aunque el envío masivo de emails a clientes parezca difícil a primera vista, no lo es. El truco está en seguir estos 5 pasos hasta perfeccionarlos, y hoy es un buen día para empezar a hacerlo.