Contratar un seguro de deceso asegura tranquilidad para la familia

Contratar un seguro de deceso asegura tranquilidad para la familia

Seguramente nadie ha pensado durante su juventud en contratar un seguro de deceso, pues en esa etapa de la vida, se ve como algo lejano, y se vislumbra el futuro como algo prometedor, donde crecer y vivir con felicidad son las prioridades.

Generalmente se piensa en ello cuando se tiene una edad avanzada, donde los riesgos de un deceso son mayores, pero donde es mucho más difícil contratar este tipo de seguros, precisamente por la edad.

Ventajas de contratar un seguro de deceso

No obstante, el seguro de decesos prima unica, puede contratarse en cualquier momento y cubrir los gastos que llevará el día de su partida. Un seguro de decesos con prima única, es una póliza de seguros que se puede contratar por personas a partir de los 65 años de edad.

Las compañías aseguradoras no suelen vender pólizas de otros tipos de seguro, como las niveladas, mixtas o naturales, a personas de edades avanzadas, o que padezcan de alguna enfermedad, ya sea crónica o terminal. Este tipo de póliza con prima única, se paga en una sola cuota, y a partir del pago, la persona queda ya cubierta. La cobertura considera los gastos del sepelio, el tanatorio o la incineración.

Ítems cubiertos por un seguro de prima única

Los seguros de deceso con prima única cubren, además del sepelio del asegurado, trámites posteriores como la gestión de papeleo que el fallecimiento acarree, o los testamentos, certificado de últimas voluntades, certificado de defunción, pensiones de viudedad u orfandad.

Ventajas de contratar un seguro de decesos

También el asegurado puede contratar cláusulas opcionales, que se incluyen dentro de la póliza, como el posible traslado del fallecido, en algunos casos puntuales, de familiares o acompañantes; o elegir el cementerio donde desea reposar en cualquier lugar del territorio español.

Otras cláusulas complementarias se pueden contratar como la asistencia en viajes, servicios dentales y otras coberturas adicionales a la principal.

Aunque la contratación de un seguro de deceso con prima única es algo engorrosa, ya que se debe pagar en un solo pago, ofrece beneficios que otras cláusulas no ofrecen. La aseguradora se hace cargo de los gastos del sepelio sin haberlo contratado:

  • El papeleo, gestiones del entierro y demás, queda a cargo de la compañía.
  • Al pagarse en una sola cuota, el asegurado nunca estará en deuda con la aseguradora.
  • El capital se revaloriza automáticamente, sin representar gastos extras para el asegurado.
  • También por pagarse de una sola vez, no se tienen aumentos anuales. Puede adaptarse a las necesidades de la persona asegurada, usando los modos y costumbres del lugar elegido para el entierro.

La contratación de un seguro de deceso con prima única no sólo representa una solución económica. El mismo quedaría a cargo de los familiares y aborda aspectos sentimentales, porque tras el fallecimiento del asegurado, toda su familia se verá afectada de manera irreparable.

Contratar una póliza minimiza la obligación de hacer trámites de los familiares

Con la contratación de este tipo de póliza, la carga de los familiares es menos grave. Cuando fallece la persona, sus familiares no deben hacerse cargo de contratar a alguien para que se ocupe de la gestión testamentaria, últimas voluntades, certificados de defunción y otros trámites, automáticamente se encarga la aseguradora. Sin una póliza, esto quedaría a cargo de los familiares, quienes deberán realizar todos estos trámites en un espacio corto de tiempo y lidiar además con el dolor por la pérdida.

seguro de decesos

Este tipo de póliza puede contratarse con una cláusula adicional de traslado, si el asegurado realiza muchos viajes, o visita a sus familiares y pasa períodos largos de tiempo en sus casas. De esta forma, el traslado del cuerpo estará cubierto en la póliza, junto al deseo del fallecido de ser enterrado en un determinado cementerio.

Esto también es una solución efectiva para los familiares del fallecido, debido a que un traslado implica un cierto gasto, que no siempre podrá ser cubierto por la familia. Esta cláusula adicional cubre la asistencia en viaje del asegurado, y también el desplazamiento de un familiar acompañante, como así también los gastos que puedan ocasionarse en caso de intervenir un médico forense.