¿Ver pornografía es malo para los hombres, pero bueno para las mujeres?

Un amplio estudio relaciona el uso de la pornografía con la disminución del rendimiento sexual de los hombres y el aumento del rendimiento sexual de las mujeres.

- Anuncio -

La pornografía es una industria dominada por hombres que se dirige a una audiencia predominantemente masculina. Las escenas con frecuencia se enfocan en el placer de los hombres y representan estrechamente a las mujeres como objetos voluntarios de la lujuria y el deseo masculino.





Eso hace que un nuevo hallazgo resulte algo irónico. En Suiza, Nicolas Sommet, investigador sénior del Centro LIVES de la Universidad de Lausana, y Jacques Berent , investigador y profesor de psicología social de la Universidad de Ginebra, realizaron un amplio estudio de tres años, cuyos resultados se publicaron en febrero de 2022 en la revista Medicina Psicológica.

Los investigadores descubrieron que ver pornografía está asociado con una disminución del funcionamiento sexual en los hombres y un aumento del funcionamiento sexual en las mujeres.





En junio de 2015, Somet y Berent encuestaron de forma anónima a poco más de 100 000 personas, en su mayoría de países de habla francesa, con una edad promedio de 21 años. Los participantes respondieron preguntas sobre sus relaciones, su funcionamiento y satisfacción sexual, así como la frecuencia con la que veían pornografía. También se les pidió a los sujetos que respondieran la encuesta nuevamente en 2016 y en 2017. Alrededor de una quinta parte de los encuestados originales completaron estos seguimientos.

Al revisar los datos, los investigadores descubrieron que cuantos más hombres informaban haber visto pornografía (en una escala vaga de ocho puntos, de «nunca» a «muy a menudo»), menos calificaban su competencia sexual y su funcionamiento sexual, según lo determinado por factores como el deseo, la excitación y la capacidad de alcanzar el orgasmo. Además, a medida que aumentaba el uso de la pornografía por parte de los hombres, sus parejas femeninas también informaron una disminución de la satisfacción sexual.

La situación se invirtió notablemente para las mujeres. Las mujeres que vieron más pornografía informaron una mayor competencia y funcionamiento sexual en comparación con las mujeres que vieron menos.





Existen numerosas explicaciones posibles para estos efectos contrastantes.

Para empezar, los hombres y las mujeres pueden estar viendo diferentes tipos de pornografía. Investigaciones anteriores sugirieron que los hombres ven más pornografía dura y parafílica (relacionada con fetiches) que las mujeres, que tiende a presentar actores profesionales que realizan escenas poco realistas. Esto puede llevar a que los hombres desarrollen expectativas poco prácticas tanto de sí mismos como del sexo en pareja en el mundo real, lo que disminuye su satisfacción sexual.

Los hombres también tienden a ver mucha más pornografía que las mujeres. El uso de pornografía «muy a menudo» para un hombre puede significar ver contenido sexual todos los días, mientras que para una mujer, puede significar verlo una o dos veces por semana. El consumo diario de pornografía ciertamente podría ser una distracción e interferir con el sexo en pareja.

Por último, mientras que la sociedad tiende a alentar tácitamente a los adolescentes y hombres jóvenes a ser promiscuos y explorar su sexualidad, a menudo se espera que las adolescentes y las mujeres jóvenes sean más castas y respetuosas con los hombres cuando se trata de sexo. Para las mujeres jóvenes, la pornografía podría ayudar a romper estas cadenas culturales, aumentando su confianza en sí mismas y enseñándoles cómo priorizar y lograr su propio placer sexual.

Cuando llegan a la edad adulta, alrededor del 84,4 % de los hombres estadounidenses y el 57 % de las mujeres han visto pornografía.

A pesar de las asociaciones claras y divergentes que los investigadores descubrieron en su encuesta, notaron que los efectos generales son pequeños:

En consecuencia, los hombres que enfrentan problemas sexuales y eligen dejar de usar pornografía pueden experimentar solo mejoras marginales en sus vidas sexuales; De manera similar, se recomienda a las mujeres que enfrentan problemas sexuales que no consideren el uso de la pornografía como una panacea sexual.

Los efectos o la pornografía se investigan y debaten intensamente dentro de la comunidad científica, lo que deja mucho espacio para los matices. Es demasiado simplista decir que es malo para los hombres o bueno para las mujeres. Sin embargo, como casi todo, probablemente sea mejor consumir pornografía con moderación, si es que se consume.

Te puede interesar

Historias recientes

La increíble historia del jefe John Smith, el hombre que «vivió 137 años»

En 1922, murió un hombre conocido como el jefe John Smith.Smith o el lobo...

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -