Si vas en bici al trabajo… puedes vivir más

Si vas en bici al trabajo... puedes vivir más

Las personas que utilizan la bicicleta para ir a sus trabajos tienen menos riesgo de muerte, señala un estudio realizado en Nueva Zelanda.

La investigación, publicada en el International Journal of Epidemiology, contó con la participación de científicos de la Universidad de Otago, Wellington, la Universidad de Melbourne y la Universidad de Auckland.

La principal ventaja de ir en bici al trabajo

Según la doctora Caroline Shaw, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Otago, Wellington, durante el estudio se observó que las personas que usaron bicicleta para ir al trabajo tuvieron una disminución del 13% en en la mortalidad, muy seguramente como resultado de los efectos positivos para la salud que conlleva el ejercicio. Por otra parte, no se presentó disminución en la mortalidad de la gente que caminó o tomó el transporte publico para dirigirse al trabajo.

Los científicos usaron informes del Censo-Estudio de Mortalidad de Nueva Zelanda, que asocia registros del censo de población y la mortalidad en ese país, para efectuar estudios de seguimiento de las personas durante 3 a 5 años después de los censos de 1996, 2001 y 2006, en los que se le preguntó a los censados ¿cuál fue el principal medio en que viajó al trabajo, es decir, el que usó para distancias mayores?

La doctora Shaw afirma que este trabajo, que examinó datos de 3,5 millones de neozelandeses, es uno de los estudios de cohorte más amplios que se hayan hecho para evaluar el vínculo entre la forma de desplazarse al trabajo y los resultados de mortalidad.

Estudiamos el 80% de la población en edad de trabajar de Nueva Zelanda durante un período de 15 años, por lo que es altamente representativo.

Si bien se ha estado promoviendo más utilización del “transporte activo” como una manera de mitigar los problemas de salud y ambientales, la relación de los distintos medios de transporte como la caminata, el ciclismo y el transporte público con el impacto en la salud no había mostrado resultados claros.

Más bicicletas sí, pero también más planificación

En este estudio se encontró que más del 80% de la población en Nueva Zelanda viajaba al trabajo en coche el día del censo. Solo un 5% se fue caminando y un 3% utilizó la bicicleta.

Hubo diferencias de género en el modo de viajar al trabajo, con el 2% de las mujeres en bicicleta en comparación con el 4% de los hombres, pero más mujeres caminando o trotando (7%) en comparación con los hombres (5%). Una mayor proporción de personas jóvenes iban en bici, caminaban o tomaban el transporte público en comparación con las personas mayores.

No vimos un aumento en las muertes por lesiones causadas por el tránsito asociadas a caminar y andar en bicicleta, aunque el sistema de transporte de Nueva Zelanda en el momento de estos estudios estaba muy dominado por los coches y las carreteras rara vez tenían en cuenta a peatones y ciclistas.

Los autores destacaron que estos hallazgos respaldan las iniciativas que buscan aumentar la cantidad de personas que usan la bici para ir al trabajo. Sin embargo, advierten que los países con bajos niveles de uso de bicicletas requerirán nuevas políticas dirigidas tanto al transporte como a la planificación urbana.

¡Compártelo en tus redes!