El homo sapiens es el #9. ¿Cuáles eran las otras ocho especies humanas?

Había al menos otras ocho especies humanas, algunas de las cuales existieron durante mucho más tiempo que nosotros. ¿Quiénes eran?

- Anuncio -

Nos gusta pensar que los humanos somos especialesCiertamente, nuestra especie tiene algunos logros impresionantes en comparación con los de nuestros parientes vivos más cercanos, los chimpancés y los bonobos. Sí, estas especies luchan, se comunican y usan herramientas. Pero ninguno desarrolló un lenguaje formal, viajó por el espacio, alteró el curso del clima de un planeta, pintó la Mona Lisa, compuso Para Elisa, concibió Internet o inventó el velcro.





Parece extraño que nuestros parientes vivos más cercanos tengan tan poca ambición. (Aunque podría decirse que tienen más paz, bueno, excepto por la Guerra chimpancé de Gombe). ¿Alguna vez te has preguntado por qué no hay otra especie como la nuestra?

Una línea de razonamiento sugiere que no seríamos tan únicos si no hubiéramos matado a algunos de nuestros parientes .

Las otras ocho especies humanas





Hace unos 6 millones de años, una rama de los simios evolucionó hasta convertirse en la primera especie del género Homo. Estos primeros humanos abandonaron los largos brazos de los simios por piernas más fuertes. Si bien ya no podían columpiarse en los árboles, podían pararse erguidos, caminar y colonizar nuevos ecosistemas, lejos del bosque. Los cerebros de los primeros humanos crecieron hasta que empezamos a utilizar herramientas complejas para cazar animales grandes, hacer fuego y construir refugios.

Las otras ocho especies humanas
El árbol genealógico humano, representado en 2015 tras el descubrimiento del Homo naledi . ( Crédito : SV Medaris / UW-Madison)

Cuando el Homo sapiens apareció en escena hace unos 300.000 años, éramos la novena especie de Homo, uniéndonos a habilis, erectus, rudolfensis, heidelbergensis, floresiensis, neanderthalensis, naledi y luzonensisMuchas de estas especies vivieron durante períodos de tiempo mucho más largos que nosotros, pero aún así captamos toda la atención.





Es hora de reunir a la familia.

Homo habilis: el hombre hábil (hace 2,4 millones – 1,4 millones de años)

En 1960, un equipo de investigadores descubrió restos fosilizados de un ser humano primitivo en Tanzania. Estos fósiles tenían cajas cerebrales ligeramente más grandes que las de los simios. Sospechando que estos especímenes eran los responsables de las miles de herramientas de piedra encontradas cerca del sitio, los científicos llamaron a la especie «el hombre hábil»: Homo habilis.

Homo habilis
Homo habilis, reconstrucción facial forense por Cícero Moraes.

Se cree que evolucionó hace casi 2,4 millones de años, H. habilis es ampliamente considerado como el primer miembro del género Homo que evolucionó de los simios.

Habilis era pequeño, medía unos 1,3 metros y su peso promedio era alrededor de 52 kg para los machos y 32 kg para las hembras. También sabemos que H. habilisfabricaba herramientas complejas, incluidas piedras que se usaban para descuartizar animales. H. Habilisvivió como el único miembro de nuestro género durante casi un millón de años.

Homo erectus: el caminante permanente (hace 1,89 millones a 110.000 años)

Como su nombre lo indica, el Homo erectus es la primera especie de Homo conocida que se mantuvo completamente erguida. H. erectus presentaba otras proporciones humanas modernas distintas de las de los simios: brazos más cortos en relación con el torso y piernas largas adaptadas para caminar y correr, en lugar de trepar a los árboles.

Homo erectus
Paladar original de un Homo erectus datado en 1,6 millones de años conservado en el Senckenberg-Museum de Fráncfort, Alemania.

H. erectus es el primer ser humano con una caja craneana significativamente más grande que la de los simios. También tenían dientes más pequeños. La última adaptación probablemente ayudó a H. erectus a comer carne y proteínas de rápida digestión. Esto suministraría los mayores requisitos nutricionales que requieren los cuerpos más altos y cerebros más grandes.

De hecho, los científicos encontraron fogatas y hogares cerca de los restos de H. erectus, lo que sugiere que fueron los primeros humanos en incursionar en la cocina, una actividad exclusivamente humana que nos dio acceso a alimentos fácilmente digeribles, lo que permitió que nuestros cerebros y cuerpos crecieran. 

H. erectus fue una especie muy exitosa. Caminaron por la Tierra durante un período que duró casi nueve veces más que nuestro reinado actual.

Homo rudolfensis: el extraño (hace 1,9 millones a 1,8 millones de años)

Sabemos poco sobre el Homo rudolfensis, un homínido descubierto cerca del lago Rudolf de Kenia (ahora conocido como lago Turkana).

Homo rudolfensis
Réplica del cráneo de Homo rudolfensis, técnicamente denominado KNM ER 1470, descubierto por Bernard Ngeneo, en Koobi Fora (Kenia)

H. rudolfensis tenía una caja craneana considerablemente mayor que Homo habilis, un buen indicador de que la especie era humana. Sin embargo, algunos científicos argumentan que puede ubicarse mejor con el género Australopithecus, un pariente cercano de Homo, debido a su tamaño más pequeño y similitudes en la pelvis y el hombro.

Homo heidelbergensis: el cazador (hace 700.000 a 200.000 años)

Hace unos 700.000 años, el Homo heidelbergensis (a veces denominado Homo rhodesiensis) apareció en escena en Europa y África oriental. Los científicos creen que estos humanos más pequeños y anchos fueron los primeros en vivir en lugares fríos.

Homo heidelbergensis
Mandíbula inferior del espécimen tipo de Homo heidelbergenis.

Junto a H. heidelbergensis se encontraron restos de animales como caballos, elefantes, hipopótamos y rinocerontes . Esa proximidad sugiere que este grupo de humanos fue el primero en cazar animales más grandes con lanzas. Para mantenerse calientes, estos humanos también aprendieron a controlar el fuego y construyeron refugios simples de madera y roca.

La mayoría de los científicos están de acuerdo en que la rama africana de H. heidelbergensis dio origen a nuestra propia especie, el Homo sapiens.

Homo floresiensis: el Hobbit (hace 100.000 a 50.000 años)

Homo floresiensis se conoce solo por los restos encontrados en 2003 en la isla de Flores, Indonesia. Junto con los restos de H. floresiensis había algunas herramientas de piedra, elefantes enanos y dragones de komodo, un descubrimiento que pinta una gran escena de la vida isleña de estos pequeños humanos.

Homo floresiensis
Reconstrucción facial forense del LB1 de la especie Homo floresiensis.

El aislamiento de H. floresiensis probablemente contribuyó a su pequeño cerebro y estatura (estimada en apenas un metro de estatura, y 25 kg de peso). De hecho, su tamaño se ajusta al principio ecológico del enanismo insular, que predice que los animales reducen el tamaño de su cuerpo cuando el rango de su población se limita a un entorno de isla pequeña.

H. floresiensis fabricaba herramientas de piedra y cazaba diminutos elefantes, cuyo pequeño tamaño es otro ejemplo de enanismo insular. Todavía se desconoce cómo llegó H. floresiensis a la isla que lleva su nombre: la isla más cercana está separada de Flores por 10 kilómetros de mar embravecido.

Homo neanderthalensis: Los pensadores neandertales (hace 400.000 – 40.000 años)

Estos son nuestros parientes más cercanos.

Los neandertales eran más bajos y fornidos que nosotros, pero tenían cerebros tan grandes o incluso más grandes que los nuestros. Experimentaron una vida dura. Encontramos huesos plagados de fracturas, lo que sugiere que no siempre tuvieron éxito cuando cazaban animales grandes. También vivían en ambientes muy fríos en Europa y en el sureste y centro de Asia. Para enfrentar esto, encendieron fuegos y vivieron en refugios sofisticados. También fabricaban ropa utilizando herramientas complejas como agujas de coser hechas de hueso.

Homo neanderthalensis
Reconstrucción artística de 1920 de neandertales de Le Moustier.

Los científicos han encontrado docenas de esqueletos de neandertales completamente articulados en muchos sitios, lo que sugiere que los neandertales enterraron a sus muertos y marcaron sus tumbas. Esto indica que los neandertales realizaron el tipo de actos simbólicos asociados con los procesos cognitivos que conducen al lenguaje.

Sus entierros también ayudaron a los humanos modernos: con tantos especímenes intactos, los científicos han extraído con éxito el ADN neandertal. Usando ese recurso, los investigadores encontraron que en un momento, los humanos y los neandertales se aparearon.

Homo naledi: el enigmático recién llegado (hace 335.000 a 236.000 años)

Los Homo naledi eran pequeños homínidos que vivían en Sudáfrica. No sabemos mucho sobre H. naledi, porque solo se descubrieron a fines de 2015. En una sola expedición, los científicos excavaron la asombrosa cantidad de 1550 especímenes de al menos 15 individuos.

Homo naledi
Recreación del rostro de H. naledi.

Estos especímenes nos muestran que los H. naledi eran pequeños (alrededor de 1,50 metros y pesaban unos 45 kilos). Si bien la excavación desenterró un tesoro de fósiles humanos, los investigadores no encontraron herramientas u otros animales junto con H. naledi, por lo que su estilo de vida sigue siendo un misterio.

Homo luzonensis: un hallazgo polémico (hace al menos 67.000 años)

En 2019, los investigadores visitaron una pequeña cueva en una isla del norte de Indonesia. Inspirados por el descubrimiento de H. floresiensis, los científicos se preguntaron si otras islas también tenían habitantes humanos. Aunque encontraron restos humanos, solo desenterraron siete dientes, tres huesos de pies, dos huesos de dedos y un fragmento de fémur. Aún así, debido a su aislamiento geográfico y pequeño tamaño, los científicos se sintieron confiados al declarar que esta especie era desconocida para la ciencia. Lo llamaron luzonensis por Luzón, la isla en la que se descubrió.

Algunos investigadores cuestionan el hallazgo, argumentando que no había suficientes restos para descartar que H. luzonensis sea una variante del conocido isleño H. floresiensis. El descubrimiento revitalizó las preguntas sobre cómo llegaron exactamente estos humanos a las islas.

Los chicos listos quedan para lo último

No todos estos humanos extintos coexistieron con nuestros ancestros Homo sapiens. La mayoría de ellos probablemente se extinguieron debido a los intensos cambios en el clima.

Sin embargo, los científicos sospechan que difícilmente éramos amigos de especies como H. neanderthalis que vivían junto a nosotros. Después de que los humanos se trasladaron a Europa, el número de neandertales comenzó a disminuir. Dado que todos sabemos de lo que son capaces los humanos (grandes actos de misericordia, pero también de guerra y violencia), en realidad no necesitamos adivinar lo que sucedió.

Competíamos por el espacio y la comida, y superábamos a nuestros parientes más cercanos. El hecho de que resistieran durante tanto tiempo sugiere que las mareas podrían haberse vuelto fácilmente en nuestra contra.

Los neandertales dejaron su huella en nuestro ADN

Nuestros enemigos eran también, evidentemente, nuestros amantes. Los científicos extrajeron algo de ADN de especímenes neandertales y demostraron que H. sapiens y H. neanderthalis se aparearon; de hecho, todos nuestros genomas incluyen entre uno y ocho por ciento de ADN neandertal.

Los neandertales no están solos al dejar su huella en nuestro mapa genético: algunos de nosotros podríamos compartir ADN de humanos arcaicos descubiertos en la cueva Denisovan en las montañas de Altai en Siberia.

Los neandertales dejaron su huella en nuestro ADN
Modelo de cera de un Neanderthal, Field Museum of Natural History, Chicago. 1929

Aunque no tenemos suficientes restos para describir especies en el grupo de Denisovan, los científicos lograron recolectar ADN de un hueso del dedo de una hembra joven.

La mayoría de los científicos sugieren que los denisovanos sufrieron el mismo destino que los neandertales: fueron superados por nuestros antepasados, pero solo después de «compartir las antiguas camas».

Te puede interesar

Historias recientes

La increíble historia del jefe John Smith, el hombre que «vivió 137 años»

En 1922, murió un hombre conocido como el jefe John Smith.Smith o el lobo...

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -