Funko Pop, las figuritas cabezonas que dominan el millonario negocio de los artículos coleccionables

Parece mentira que en plena era digital un negocio dedicado a vender figuras de colección se haya convertido en todo un éxito. Pero es verdad, la compañía estadounidense Funko ha logrado hacer famosas a sus pequeñas figuras de vinilo cuya particularidad es tener enormes cabezas y reducidos cuerpos. Se les conoce como Funko Pop, debido a que representan diversos personajes muy reconocidos de la cultura popular.

Se trata de personajes de videojuegos, cine, televisión, deportistas, cantantes… y aunque muchos de ellos se venden de forma masiva por sumas que rondan los 10 dólares, también existen ediciones limitadas de algunos personajes (adquiridas generalmente por coleccionistas aficionados) que pueden alcanzar varios miles de dólares en comercios como eBay.

Los personajes “funkeados”

El listado es bastante amplio: incluye superhéroes como Spiderman, el Capitán América y Hulk, además de personajes de StarWars, Game of Thrones y Avengers, por mencionar algunos.

Capitan América
Imagen: funko.com

Según Johanna Gepford, vicepresidenta senior de Ventas Globales de Funko, el contenido es tan global que es posible encontrar aficionados a estas figuritas en cualquier lugar del mundo.

Ya son miles de personajes creados por Funko, cuyas licencias adquiridas le han permitido darle su propio estilo a los famosos de la cultura pop.

En la bolsa de valores

El valor de mercado actual de la compañía ha llegado a los 980 millones de dólares debido a un incremento de más del 100% en sus acciones durante el transcurso de 2019. Funko estima aumentar sus ventas en un 20%, proyección que hace con base en los grandes estrenos del cine de este mismo año.

Funko Pop, las figuritas cabezonas que dominan el millonario negocio de artículos coleccionables
Imagen: funko.com

Los inversores de la marca no la visualizan como una fábrica de juguetes. Su verdadero valor, afirman, se encuentra en la propiedad intelectual de un diseño con características únicas. Y si bien se trata de un mercado de nicho, su crecimiento no se detiene.

Ediciones especiales Funko Pop

La firma también produce ediciones limitadas de personajes que están conformadas por cantidades menores a 100 unidades. Incluso creó para la última campaña presidencial estadounidense una edición especial de Funko Pops que encarnaba a los tres candidatos más importantes: Bernie Sanders, Hilary Clinton y Donald Trump.

¿Cómo nació Funko?

La iniciativa tuvo su origen en una venta de garaje en Washington. Transcurría el año 1998 cuando al diseñador Mike Becker, a quien le apasionaban las colecciones de artículos vintage que rememoraban su niñez, tomó la decisión de emprender un humilde negocio inspirado en esos recuerdos.

Entonces echó mano a US$35.000 que tenía ahorrados y fundó la compañía. Freddy Funko fue una de las primeras figuras de Becker, cuya creación se inspiró en un personaje impreso en las cajas de cereales vendidos durante los años 60.

Freddy Funko
Imagen: funko.com

Años más tarde, Funko fue vendida por su creador al empresario Brian Mariotti, quien desde 2005 se convirtió en su director ejecutivo y cinco años después lanzó al mercado lo que se convertiría hoy en su producto estrella: Funko Pop.

Las licencias comerciales

La clave del éxito de este modelo de negocio se basa en la adquisición de licencias comerciales para reproducir figuritas de personajes famosos aplicando un diseño propio.

Las ganancias disminuyen por las regalías que Funko debe pagar a las grandes marcas titulares de los derechos de autor y patentes de los personajes que utiliza.

Wetmore Forest
Imagen: funko.com

Debido a esto, la compañía ha creado un universo de personajes propio, al que han denominado Wetmore Forest, con el que busca no depender de las licencias en una parte de su catálogo.

Y la estrategia de Funko es llevar estos personajes propios al cine y la televisión, con lo cual le permitirá tener mayor autonomía y así impulsar el negocio a niveles más altos.

¡Compártelo en tus redes!