21.2 C
Madrid
miércoles, octubre 20, 2021

Lo más reciente

La historia de Ham, el primer chimpancé que voló al espacio

En 1961, Ham hizo historia cuando se convirtió en el primer chimpancé en sobrevivir a un vuelo espacial. Aunque regresó a la Tierra como una celebridad, su formación fue controvertida.

Un chimpancé llamado Ham hizo historia como el primero de su especie en llegar al espacio el 31 de enero de 1961. El Proyecto Mercury, el primer programa de vuelos espaciales tripulados de la NASA, esperaba enviar a un hombre a la órbita de la Tierra y devolverlo a salvo. Con la ayuda de Ham, lo hizo poco más de tres meses después.

- Anuncio -

Desde finales de la década de 1950, ya comenzaba a calentarse la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Los soviéticos ya habían enviado perros a la órbita, demostrando que los mamíferos podían sobrevivir en el espacio.

Sin embargo, la NASA quería demostrar que los humanos podían realizar tareas en gravedad cero, y entonces nació el proyecto astrochimp.

Si bien la “aventura” espacial de Ham solo duró 16 minutos y medio, los datos que proporcionó a los ingenieros de la NASA resultaron invaluables para el futuro de los vuelos espaciales. Y convirtió a este chimpancé en uno de los simios más famosos que jamás haya existido.

El chimpancé ‘número 65’ es capturado y entrenado por la NASA

El chimpancé 'número 65' es capturado y entrenado por la NASA
Ham es ubicado en su cápsula especial antes del vuelo el 31 de enero de 1961. No usó el casco en el vuelo. Imagen cortesía: NASA

Según la fundación Save the Chimps, Ham nació en julio de 1957 en el Camerún francés. Tenía dos años cuando los cazadores de animales lo atraparon en la naturaleza y lo vendieron a Rare Bird Farm en Miami, Florida.

Más tarde, fue adquirido por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos junto con otros 39 candidatos para prepararse para la misión en la Base de la Fuerza Aérea Holloman en Alamogordo, Nuevo México. Los científicos de la NASA sometieron a cada chimpancé a una serie de pruebas y finalmente seleccionaron a Ham por su agudeza mental.

Ante la opinión pública, la NASA simplemente lo llamó ‘Número 65’, por temor a que la prensa se aferrara a un lindo nombre si la misión no salía según lo planeado. El nombre Ham, en honor al Centro Médico Aeroespacial Holloman donde estaba alojado, no se le dio hasta después de que regresó sano y salvo a la Tierra.

Según su adiestrador Edward Dittmer:

Fue maravilloso, se desempeñó muy bien y era un chimpancé muy fácil de manejar. Cuando le dabas un abrazo, él era como un niño pequeño.

Utilizando un controvertido procedimiento denominado ‘condicionamiento de evitación’, la NASA entrenó a Ham para realizar tareas sencillas bajo presión para ver si era seguro que un astronauta controlara la nave espacial.

Así entonces, recibiría una descarga eléctrica en las plantas de los pies si no tiraba de una palanca dentro de los cinco segundos de haber visto una luz azul intermitente. Otra prueba consistía en elegir qué forma de una serie de tres no coincidía con las demás. Una vez en órbita, tendría que hacer lo mismo.

El primer chimpancé astronauta

El primer chimpancé astronauta
Entrenamiento de Ham para el vuelo espacial. Cortesía de imagen: NASA

El 31 de enero de 1961, a Ham le fueron instalados sensores que monitoreaban sus signos vitales y fue amarrado a una silla llamada “biopack”, monitoreada por computadoras en el suelo, desde la cual realizaría sus tareas.

Cuando el Mercury-Redstone 2 se lanzó en vuelo suborbital, lo hizo a 5,857 millas por hora y alcanzó una altitud de 157 millas sobre la Tierra. Esto fue más de 1.400 millas por hora más rápido y 42 millas más alto de lo que la NASA había planeado debido a la pérdida de presión del aire en la cápsula causada por una grieta.

Por fortuna, el traje de Ham lo protegió y los científicos confirmaron que un mamífero podría funcionar en el espacio. La actuación de Ham fue solo una fracción de segundo más lenta que en la Tierra. En 16 minutos y 39 segundos, el vuelo terminó. Había pasado seis minutos y medio en total ingravidez.

Pero la grieta había causado más problemas, y Ham aterrizó a 132 millas de donde se suponía que debía hacerlo en el Océano Atlántico. El USS Donner, que estaba estacionado para recuperarlo, necesitó horas para desviarse al nuevo lugar de aterrizaje. Mientras tanto, el agua entró por la grieta y alcanzó niveles peligrosos antes de que llegara el barco para llevarlo a un lugar seguro.

Ham aterrizó

Ham aterrizó
El famoso “apretón de manos” de bienvenida. Después de su vuelo, el chimpancé Ham, aparentemente imperturbable. Cortesía de imagen: NASA

Si bien Ham parecía sonreír en las fotos que capturaban su rescate, la primatóloga Jane Goodall dijo que realmente era una señal de miedo. “Nunca había visto tanto terror en el rostro de un chimpancé”, le contó a The Guardian. Ham incluso se negó con vehemencia a volver a sentarse en la silla para una sesión fotográfica posterior a la misión.

Ham parecía sonreír

Ham parecía sonreír
Ham, aterrorizado, busca una manzana después de su vuelo espacial en 1961. Fotografía: Archivos Nacionales.

Ham fue enterrado en Nuevo México

Tras su aterrizaje, Ham alcanzó la fama de la cultura pop, apareciendo en la portada de la revista LIFE e incluso en una película con Evel Knievel. Su vuelo de prueba le dio a la NASA los datos necesarios para convertir con éxito a Alan Shepherd Jr. en el primer hombre estadounidense en el espacio el 5 de mayo de 1961.

Ham fue trasladado al Zoológico Nacional de Washington, DC en 1963 y pasó 17 años en soledad. Luego pasó tres años en el zoológico de Carolina del Norte en compañía de otros chimpancés antes de morir el 19 de enero de 1983 a los 25 años, joven para ser un chimpancé. La Institución Smithsonian esperaba exhibir su cuerpo antes de que la indignación pública los obligara a reconsiderarlo.

Así lo describió The Washington Post:

Hablando de precedentes espantosos, debería ser suficiente para poner un poco nervioso a cualquier veterano espacial acerca de cómo lo van a tratar en el póstumo poco a poco.

Después de una autopsia, se extrajo el esqueleto de Ham y hoy se conserva en el Museo Nacional de Salud y Medicina de Maryland. El resto de sus despojos fueron enterrados en el Salón de la Fama del Espacio Internacional en Alamogordo, Nuevo México, donde comenzó todo.

Ham fue enterrado en Nuevo México

Ham fue enterrado en Nuevo México
Cajón que contiene el espécimen 1871496 (también conocido como Ham el chimpancé) en el Museo Nacional de Salud y Medicina de EE. UU. – Fotografía: Henry Nicholls.

Alan Shepard fue un héroe, de eso no hay duda”, dijo Ralph Morse, quien fotografió a Ham. “Pero cada vez que la gente llama a Shepard el primer estadounidense en el espacio, me gusta recordarles a un chimpancé que se le adelantó”.

- Te puede Interesar -

Lo más reciente

- Anuncio -Ingeniería Biomédica

No te pierdas

- Anuncio -