Ajedrez, una historia de mentes perturbadas

Una vez se culpó al ajedrez de desencadenar problemas de salud mental, suicidios e incluso asesinatos. Hoy ocurre lo mismo con los videojuegos.

- Anuncio -

El ajedrez es tal vez considerado un pasatiempo intelectual en todo el mundo, uno que mezcla las virtudes de una mente equilibrada: enfoque, paciencia y atención.





Pero no siempre fue así. Varios años atrás, se creía que el ajedrez era, en el mejor de los casos, una trivialidad y, en el peor, un camino hacia la locura.

El resurgimiento del interés por el ajedrez

Recientemente, se ha visto un interés renovado en el juego, gracias en parte a la pandemia pero también a la exitosa miniserie de Netflix Gambito de dama.





Los campeones anteriores como el ruso Garri Kaspárov siguen siendo intelectuales públicos influyentes, y los campeones actuales inspiran la misma reverencia, como el noruego Magnus Carlsen, el campeón mundial de ajedrez Millennial.

La generación Z también tiene su propio ídolo del ajedrez, en la figura de Alexandra Botez, una persona influyente en las redes sociales (streamer) y ex campeona de ajedrez femenino de Estados Unidos y Canadá.

Mientras la mayoría de los streamers de Twitch pasan horas jugando Call of Duty o Fortnite, Botez transmite sus partidas de ajedrez. Al igual que un local de comida rápida vegana, se considera un respiro subversivo de la destructiva modernidad caótica.





En la mente de muchas personas, los videojuegos modernos (ya intrínsecamente violentos) se consideran mentalmente destructivos. Sin embargo, alguna vez, las horas dedicadas a jugar al ajedrez se consideraban tan inútiles y sin sentido como lo es hoy en día una batalla de Fortnite.

«El orgullo y la tristeza del Ajedrez»

Hace siglo y medio, otro joven prodigio del ajedrez también provocaría un aumento del interés por el ajedrez entre las generaciones más jóvenes. Su nombre era Paul Morphy, y en 1858, después de múltiples victorias de ajedrez en Europa, era considerado el mejor jugador del mundo con solo 21 años.

En París, se descubriría un busto de Morphy y se colocaría una corona alrededor de su cuello. En Londres, Morphy sería invitado a una audiencia privada con la reina Victoria. Y en Estados Unidos, el país de origen de Mophry, fue aclamado como un héroe que inició una nueva tendencia nacional en el juego de ajedrez.

ajedrez-manía
Con tan solo veintiún años, Paul Morphy era ya bastante famoso.

La «ajedrez-manía» resultante provocó el desdén, no solo del público, sino también de la comunidad científica.

En respuesta a una carta de un ama de casa preocupada, el editor de un periódico dijo que la nueva moda del ajedrez era exactamente como una epidemia y que, independientemente de sus virtudes, era:

Demasiado fascinante, monopolizador del intelecto para la mera recreación y nada rentable.

Por cierto, esto hace evocar muchos de los mismos sentimientos que los medios tenían sobre los crucigramas.

Recorte de The Charleston Daily Courier
Recorte de The Charleston Daily Courier.

El editor escribió además:

Que los jóvenes se vuelvan locos con el tema y crean que van a ser Paul Morphy, es uno de los absurdos, así como tristes, efectos del pánico del ajedrez.

Por último, sugirió que ella (la ama de casa que escribió la carta) y otras mujeres deberían comenzar a jugar y descuidar las tareas del hogar para darles a los hombres una muestra de su propia medicina.

Más allá de las inevitables triviales quejas sobre la nueva tendencia, voces más prestigiosas y respetadas lanzaron desafortunados argumentos similares, a saber, Scientific American en un artículo:

El ajedrez ha adquirido una gran reputación como medio para disciplinar la mente, porque requiere una gran memoria y peculiares poderes de combinación. También se cree generalmente que la habilidad para jugarlo demuestra un intelecto superior. Estas opiniones, creemos, son sumamente erróneas.

Napoleón el Grande, que tenía una gran pasión por jugar al ajedrez, a menudo era derrotado por un tosco tendero en Santa Elena. Ni Shakespeare, Milton, Newton, ni ninguno de los grandes del planeta, adquirieron destreza en el juego de ajedrez. Aquellos que se han convertido en los jugadores más renombrados parecen haber sido dotados de una peculiar facultad intuitiva para hacer los movimientos correctos, mientras que al mismo tiempo parecen haber poseído facultades muy ordinarias para otros propósitos.

Scientific American
Recorte del artículo de Scientific American.

El ajedrez y la demencia

Incluso el mismo campeón Paul Morphy calificó el juego como un pasatiempo amateur y poco serio, y dijo que:

El ajedrez es, como mucho, una manera de relajarse de las actividades más serias.

Esto explica por qué, al año siguiente, Morphy abandonó el ajedrez competitivo. Después de unirse al ejército y luego establecer una práctica legal fallida, su salud mental declinó rápidamente, lo que llevó a su madre a intentar admitirlo en un sanatorio católico, pero convenció a los funcionarios de que estaba en su sano juicio.

La noticia de los problemas de salud mental de Morphy eventualmente llegaría a las páginas de los periódicos que una vez lo defendieron. Sin embargo, nunca fue declarado oficialmente loco.

El ajedrez y la demencia
Las noticias sobre la demencia de Paul Morphy.

Pero eso no importaba. Algunos asumieron que su ávido juego de ajedrez lo llevó a su fallecimiento, especialmente sus famosos juegos de ajedrez con los ojos vendados. Las siguientes décadas serían testigos de que otros grandes maestros siguieron un camino similar, lo que llevó a algunos a preguntarse nuevamente si el ajedrez podría ser un factor que contribuía al deterioro mental.

Paul Morphy siguió siendo considerado el mejor jugador del mundo hasta 1873, cuando el austriaco Wilhelm Steinitz recibió oficialmente el título en el Torneo de Ajedrez de Viena. La salud mental de Steinitz también empeoraría en los años siguientes, cuando después de perder un partido en 1896, afirmó haber jugado ajedrez contra Dios. Al año siguiente, Steinitz sería ingresado en un manicomio en Moscú en donde murió en 1900.

En 1899, el segundo ajedrecista más importante de Rusia, Emanuel Schiffers, corrió la misma suerte.

Wilhelm Steinitz
Los titulares sobre la salud mental del ajedrecista Wilhelm Steinitz.

El siglo XX trajo más de lo mismo, ya que el héroe estadounidense Harry Nelson Pillsbury, loco por la sífilis que lo mataría en 1906, había saltado desde el cuarto piso de su hospital el año anterior. Esto haría surgir nuevamente antiguas preguntas sobre los efectos del ajedrez en la mente.

Los suicidios y asesinatos provocados por el ajedrez

Diecinueve años después del intento fallido de Pillsbury, el maestro alemán Curt von Bardeleben se suicidó saltando desde su ventana. Destinos similares esperaban al maestro letón Alvis Vitolins en 1947; los maestros internacionales armenios y soviéticos Karen Grigoryan y Georgy Ilivitsky en 1989; y el gran maestro estonio Lembit Oll en 1999.

Todos se arrojaron a la muerte.

La violencia, trágicamente, también se desbordó. El maestro estadounidense y compañero de escuela de Bobby Fischer, Raymond Weinstein, asesinó a un hombre de 83 años en un centro de rehabilitación en 1964. Weinstein permanece en un hospital psiquiátrico hasta el día de hoy. Fue considerado el asesino más notorio del ajedrez, hasta que el alguna vez destacado jugador juvenil Aleksandr Pichushkin, conocido como el «asesino del martillo», por matar a sus víctimas con esta herramienta, o el «asesino del ajedrez», fue encarcelado en 2007 por el asesinato de 49 personas.

Los efectos nocivos del juego en la mente

El ajedrez es un juego cuyos mejores jugadores suelen tener mentes más analíticas y son ávidos pensadores sistémicos, un rasgo común de las personas con espectro autista. Paul Morphy moriría rodeado de los zapatos de mujer que coleccionaba con avidez y arreglaba con esmero. Los cerebros únicos de muchos de estos grandes maestros han estado plagados a lo largo de la historia, con numerosos viajes al manicomio, diagnósticos psiquiátricos y múltiples homicidios y suicidios.

efectos del ajedrez en la mente
Los efectos del ajedrez en la mente según la prensa de la época.

La historia está plagada de campeones de ajedrez problemáticos que encontraron tristes y prematuros finales. En cada ocasión, la prensa se preguntó si fue el ajedrez lo que causó sus muertes, viendo la correlación y asumiendo la causalidad.

Con el tiempo, ese patrón fue la prueba de los efectos nocivos del juego en la mente.

La verdad es que el ajedrez tiene un atractivo único para las personas con autismo, con su orden racional y previsibilidad, es un juego en el que no se necesita «fanfarronear» o tener la inteligencia emocional requerida para triunfar en un juego como el póquer. Aunque los jugadores de este juego de azar, también son mucho más propensos a sufrir depresión y ansiedad.

En la actualidad, ya no se culpa al ajedrez por los problemas de salud mental. Sin embargo, cuando se trata de juegos más modernos, como los que puedes encontrar en Twitch, junto con Alexandra Botez jugando al ajedrez, se desatan cuestionamientos similares, con titulares como ‘Los problemas de salud mental siguen siendo un problema generalizado en la escena de los deportes electrónicos’.

Al parecer, es poco lo que aprendemos de la historia.

Te puede interesar

Historias recientes

La increíble historia del jefe John Smith, el hombre que «vivió 137 años»

En 1922, murió un hombre conocido como el jefe John Smith.Smith o el lobo...

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -