El triste final de John Pemberton, el inventor de la Coca-Cola

Si John Pemberton no hubiera estado en la Guerra Civil estadounidense, nunca se habría vuelto adicto a la morfina y no tendríamos Coca-Cola.

- Anuncio -

Tan omnipresente y mundialmente famosa es Coca-Cola que resulta fácil olvidar o incluso desconocer la accidentada historia sobre su origen. Muchos han escuchado sobre su relación con la cocaína, pero pocos tienen información acerca del hombre que la inventó, John Stith Pemberton.





De acuerdo con The New Georgia Encyclopedia, Pemberton nació el 8 de enero de 1831 en la ciudad de Knoxville, Georgia (EE.UU.). Su talento se dio a conocer en el establecimiento médico del estado, aunque su verdadera fuerza residía en la química médica más que en la medicina tradicional.

Como empresario, farmacéutico y químico, Pemberton dedicó su vida a trabajar en la transformación de la medicina y a mejorar las prácticas y soluciones del sector. Hoy, después de más de 125 años de su fallecimiento, El Departamento de Agricultura de Georgia aún utiliza sus laboratorios.





Los laboratorios de Pemberton se convirtieron en las primeras instalaciones de prueba de Georgia y fueron atendidos por empleados que él personalmente seleccionó.

Como estudiante graduado y veterano de la Guerra Civil, John Stith Pemberton finalmente inventaría una de las más consumidas del siglo XX, y del siglo XXI, antes de morir como un drogadicto arruinado que vendió los derechos de Coca-Cola. Ciertamente, su vida es una narración sinuosa que combina impresionantes logros e infaustos desaciertos.

Primeros años de John Pemberton

Pemberton asistió a la escuela en Rome, Georgia, entró en el Reform Medical College of Georgia, en Macon, y en 1850, a la edad de diecinueve años, obtuvo la licencia para ejercer la profesión de farmacéutico.





John Pemberton
Un retrato de John Stith Pemberton de algún momento anterior a 1888.

Con esta licencia, Pemberton comenzó a practicar los principios Thomsonianos (o botánicos). Este campo estaba basado en los remedios herbales orgánicos y buscaba limpiar a los pacientes de toxinas. No era un campo muy respetado, por lo que solía ser tratado con fuerte recelo por parte del público.

Tras ejercer como médico y cirujano en Rome, abrió un negocio mayorista y minorista en Columbus en 1853. Según Encyclopedia, ese mismo año contrajo matrimonio con Eliza Clifford Lewis, estudiante del Wesleyan College, con quien tuvo un hijo al año siguiente llamado Charles Ney Pemberton.

La nueva tienda de Pemberton se especializaba en materias primas para hacer remedios farmacéuticos. Pemberton obtuvo su título de posgrado en farmacia unos años antes de la Guerra Civil en la década de 1860.

John Stith Pemberton y la Guerra Civil

Con el estallido de la guerra civil estadounidense, Pemberton se alistó en el ejército de la Confederación en mayo de 1862 y fue nombrado primer teniente. Organizó el Tercer Batallón de Caballería de Georgia para la defensa de Colón y alcanzó el grado de teniente coronel.

Pemberton estaba directamente en la línea de fuego cuando las tropas de la Unión al mando del general James Wilson atacaron a Columbus el domingo de Pascua de 1865, y sufrió heridas de bala y de espada en la batalla. Se cree que Pemberton, como muchos otros veteranos de la Guerra Civil, se volvió adicto a la morfina después de usarla para controlar el dolor mientras se recuperaba de las heridas.

Anuncio de Coca-Cola
Anuncio de Coca-Cola, 1886.

Si Pemberton no hubiera sido herido, probablemente nunca hubiera recurrido a la morfina en primer lugar. Podría decirse que eso le habría impedido inventar la famosa bebida, pero también lo habría liberado de las consecuencias que conlleva tener un problema de abuso de sustancias.

El herido militar quedó enganchado casi de inmediato, usando la morfina inicialmente para aliviar su dolor. Desafortunadamente, al final fue víctima de la sustancia química como una muleta de por vida para cualquier enfermedad mental y dolencia psicológica que sufriera.

La invención de la Coca-Cola

Cuando se disipó el humo de la Guerra Civil y Estados Unidos se ocupó del deber de regresar a la vida normal, Pemberton formó una sociedad con el médico de Columbus, Austin Walker, y amplió su laboratorio. La idea era desarrollar nuevos productos y vender suministros médicos y de fotografía, y diversificarse en cosméticos.

Encontró el éxito con un perfume llamado Sweet Southern Bouquet. Para 1869, Pemberton estaba listo para unir fuerzas con inversores más grandes en Atlanta, formando la firma de Pemberton, Wilson, Taylor and Company. Se mudó a Atlanta en 1870 con su familia y comenzó a hacerse un nombre en el establecimiento médico de la ciudad en crecimiento, sirviendo como fideicomisario del Atlanta Medical College (el predecesor de la actual Facultad de Medicina de la Universidad de Emory). Los laboratorios de Pemberton eran de última generación y siguen en uso hoy en día como una instalación de pruebas químicas de suelos y cultivos para el Departamento de Agricultura de Georgia.

Entre los productos exitosos que Pemberton lanzó en Atlanta en 1885 se encontraba una bebida que llamó Coca de vino francés de Pemberton. El producto contenía hojas de coca de América del Sur, región pionera de la cocaína, y Pemberton facturaba la bebida que se servía en los mostradores de las farmacias como un tónico para los nervios, una ayuda mental, un remedio para el dolor de cabeza y una cura para la adicción a la morfina.

Coca de vino francés de Pemberton
Inspirándose, además, en un vino francés de la época, consiguió mezclar ambas ideas y crear la Coca de vino francés de Pemberton.

Como era de esperar, las ventas crecieron. Admitió a un entrevistador de un periódico de Atlanta que había basado la Coca de vino francés de Pemberton en un producto ítalo-francés, Vin Mariani, que contenía una mezcla similar de vino y coca y había ganado el respaldo de nada menos que el Papa León XIII (quien había accedido al uso de su imagen en la publicidad de la bebida).

Vin Mariani
Botella Vin Mariani.

La innovación de Pemberton fue agregar extractos de otras plantas tropicales: la nuez de cola, que contiene cafeína, producida por un género de árboles africanos, y la damiana, una hoja de arbusto centroamericano que tiene fama de tener propiedades afrodisíacas.

Cuando los susurros silenciosos de la prohibición del alcohol comenzaron a llegar al gobierno de la ciudad de Atlanta en 1886, Pemberton temió que pronto se prohibiera su nueva y popular bebida. Aunque este cambio en las leyes se promulgó ese mismo año, la prohibición en la ciudad solo duró un año.

No obstante, Pemberton se sumergió en una nueva ronda de experimentación en su casa en Marietta Street en Atlanta, utilizando un laboratorio doméstico donde trabajaría a todas horas de la noche. Ideó un aparato de tamaño industrial para mezclar y filtrar que pasaba desde el segundo piso de la casa a través del piso hasta el nivel del suelo. Se enviaron muestras de sus nuevos jarabes sin alcohol a las farmacias locales para su análisis, y los sobrinos de Pemberton se encargaron de informar sobre las reacciones de los clientes al ácido cítrico para contrarrestar el dulzor del jarabe a base de azúcar.

La versión final se terminó en mayo de 1886 y se vendió inicialmente solo en forma de jarabe en la farmacia Jacob de la ciudad. Vendido por cinco centavos por porción, se mezclaba en el acto con agua antes de que los clientes lo bebieran.

La idea de embotellar la bebida surgió hasta 1894. Un empleado de farmacia anónimo hizo un refinamiento brillante cuando descubrió que tenía agua con gas a mano y le preguntó a un cliente si podía usarla en lugar de agua corriente.

farmacia Jacob
El 8 de mayo de 1886, John Pemberton sirvió la primera Coca-Cola del mundo en la farmacia Jacobs’ en Atlanta, Georgia.

Así entonces, Pemberton formó Pemberton Chemical Company para comercializar su nueva bebida, y puso a su hijo, Charles (que luego murió a causa de los estragos de la morfina), a cargo de la producción. Fue el contable de Pemberton, Frank Robinson, quien también hizo parte de la sociedad en el nuevo negocio, a quien se le ocurrió el nombre de Coca-Cola, en referencia a los dos ingredientes activos de la bebida, e ideó el logotipo de escritura antigua que todavía se usa en la actualidad.

Las primeras ventas de Coca-Cola

Las ventas totales de Coca-Cola durante el primer año de operaciones fueron de sólo $50, un fracaso en opinión de Pemberton, ya que había gastado $70 en suministros. Pero Robinson creía que la exposición era todo lo que se necesitaba y persuadió a Pemberton para que dedicara un presupuesto de marketing significativo para ayudar a popularizar el nuevo brebaje, regalando cupones para bebidas gratis y publicitando Coca-Cola en Atlanta con pancartas, carteles de tranvías y toldos de tiendas adornados con el mensaje «Bebe Coca-Cola».

Pronto, el producto se estaba extendiendo por la ciudad y Pemberton estaba convencido de que estaba en camino a la popularidad nacional.

Uno de los primeros anuncios de Coca Cola
Uno de los primeros anuncios de Coca Cola.

Desafortunadamente, Pemberton murió antes de poder cosechar lo que sembró. Le fue diagnosticado cáncer de estómago y comenzó a vender progresivamente su participación en la empresa hasta que solo fue dueño de una tercera parte. El inversionista y farmacéutico del norte, Asa Griggs Candler, era uno de los principales propietarios en ese momento, mientras que Pemberton dejó su tercio del pastel para su hijo.

Los últimos días de su vida los pasó frecuentando obsesivamente su laboratorio para encontrar formas de refinar la bebida.

Pemberton murió el 16 de agosto de 1888, dejando a su esposa en una situación financiera difícil. Una lucha por el control de Coca-Cola siguió a su muerte; las maquinaciones financieras que ocurrieron fueron turbias, con los derechos tanto del nombre Coca-Cola como de la fórmula de la bebida en disputa, y nunca ha quedado del todo claro cómo Asa Candler, responsable del crecimiento de Coca-Cola en la década de 1890, arrebató el control de la empresa a Charles Pemberton y a los demás inversores.

Asa G. Candler
Asa G. Candler, rey de Coca Cola en Atlanta, Georgia

Con la viuda de Pemberton luchando económicamente y su hijo Charles lidiando con una preocupante adicción a la morfina, el futuro prometedor de la familia se había vuelto completamente sombrío.

En 1905 nació la Coca-Cola que hoy conocemos y que muchos aman. Las hojas de coca frescas se retiraron de la producción y, para la década de 1930, Coca-Cola ya se había convertido en una parte de la vida cotidiana de los estadounidenses. El refresco todavía contiene hojas de coca, pero raspadas, que es la parte de la planta que queda después de extraer la cocaína.

Embotelladora de Coca-Cola
Embotelladora de Coca-Cola Canadá Ltd. 8 de enero de 1941 Montreal, Canadá.

Pemberton nunca se dio cuenta del potencial de la bebida que inventó, que al final resultó siendo uno de los productos de consumo más exitosos y duraderos de nuestro tiempo, uno que aún no ha sido rivalizado por alternativas competidoras en su nicho.

Según The Coca-Cola Company, hoy se consumen cada día más de 1900 millones de porciones de sus bebidas en más de 200 países.

Te puede interesar

Historias recientes

Por qué resucitar al mamut podría ser una mala idea

La capacidad más auténticamente divina proporcionada por la ingeniería genética es la aparente posibilidad...

El mito más dañino sobre el ejercicio

Alrededor de una cuarta parte de los adultos estadounidenses son físicamente inactivos y no hacen ningún...

Los riesgos de cocinar en parrillas, hornos y barbacoas

A lo largo de la historia, la dieta ancestral ha ido evolucionando hasta dar...

El único audio conocido de la voz de Frida Kahlo, descubierto 6 décadas después de su muerte

Han pasado casi 70 años desde que Frida Kahlo murió, y en la actualidad...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -