El mundo es horrible, pero las cosas pueden cambiar

Hay una gran audiencia para las malas noticias y es más fácil asustar a las personas que animarlas a lograr un cambio positivo.

- Anuncio -

El mundo es horrible. El mundo es mucho mejor. El mundo puede ser mucho mejor. Las tres afirmaciones son verdaderas al mismo tiempo.





Los debates sobre el estado del mundo se centran con demasiada frecuencia en la primera afirmación: las noticias destacan lo que va mal y rara vez mencionan algún acontecimiento positivo.

Un retroceso en esta narrativa la lleva al otro extremo, que es igualmente dañino. Comunicar únicamente el progreso que el mundo ha logrado se vuelve inútil, o incluso repugnante, cuando pasa por alto los problemas que son reales hoy.





Es difícil resistirse a caer en una sola de estas perspectivas. Pero para ver que un mundo mejor es posible necesitamos ver que ambos son verdaderos al mismo tiempo: el mundo es horrible y el mundo es mucho mejor.

Para ilustrar lo que quiero decir, utilizaré el ejemplo de una de las mayores tragedias de la humanidad: la muerte de niños. Pero lo mismo es cierto para muchos de los otros problemas del mundo. La humanidad se enfrenta a muchos problemas en los que las cosas han mejorado con el tiempo, que siguen siendo terribles, y por los que sabemos que las cosas pueden mejorar.

El mundo es horrible

A nivel mundial , el 4,3% de los niños mueren antes de los 15 años. Estos son los datos de 2020, último año disponible.





Esto significa que 5,9 millones de niños mueren cada año: 16.000 niños en un día normal y 11 niños cada minuto.

Claramente, un mundo donde ocurren miles de tragedias todos los días es horrible.

El mundo es mucho mejor

La gran lección de la historia es que las cosas cambian. Pero es difícil imaginar cuán terribles fueron las condiciones de vida y eso hace que sea difícil comprender cuánto ha cambiado el mundo.

Los datos pueden ayudar a recordar el cambio de escala. Los historiadores estiman que en el pasado alrededor de la mitad de todos los niños morían antes de llegar al final de la pubertad. Esto era cierto sin importar en qué parte del mundo naciera un niño y solo comenzó a cambiar en el siglo XIX, hace solo unas pocas generaciones.

Es difícil de imaginar, pero la mortalidad infantil en los lugares más desfavorecidos hoy en día es mucho mejor que en cualquier otro lugar del pasado. Incluso en los países más ricos del mundo, la mortalidad infantil era mucho más alta recientemente. En Somalia, el país con la mayor mortalidad en la actualidad, muere alrededor del 14% de todos los niños.  Hace solo unas pocas generaciones, la tasa de mortalidad era más de tres veces mayor, incluso en los lugares más acomodados.

Lo que aprendemos de nuestra historia es que es posible cambiar el mundo.

Desafortunadamente, los datos a largo plazo sobre cómo han cambiado las condiciones de vida rara vez se estudian en la escuela y rara vez se informan en los medios. Como resultado, muchos desconocen por completo incluso los desarrollos positivos más fundamentales en el mundo.

Pero este hecho, que es posible cambiar el mundo y lograr un progreso extraordinario para sociedades enteras, es algo que todos deberían saber.

El mundo puede ser mucho mejor

El progreso a lo largo del tiempo muestra que era posible cambiar el mundo en el pasado, pero ¿sabemos que es posible continuar con este progreso en el futuro? ¿O tal vez nacimos en ese desafortunado momento de la historia en el que el progreso tiene que detenerse?

El estudio de los datos globales sugiere que la respuesta es no.

Una forma de ver esto es observar los lugares del mundo con las mejores condiciones de vida en la actualidad. Los lugares más acomodados muestran que la mortalidad infantil extremadamente baja no es solo una posibilidad, sino que ya es una realidad.

La región del mundo donde los niños tienen más posibilidades de sobrevivir a la infancia es la Unión Europea. El 99,55 % de todos los niños nacidos en la UE sobreviven a la infancia.

Para ver cuánto mejor puede ser el mundo, podemos preguntar cómo sería el mundo si esto se convirtiera en una realidad en todas partes. ¿Qué pasaría si los niños de todo el mundo estuvieran tan bien como los niños de la UE? Cada año morirían cinco millones de niños menos.

Por supuesto, la tasa de mortalidad infantil en la UE sigue siendo demasiado alta y no hay razón para que el progreso se detenga allí. Los cánceres como la leucemia y los tumores cerebrales matan a cientos de niños, incluso en los países más ricos de la actualidad. Debemos esforzarnos por encontrar formas de prevenir estas trágicas muertes.

Sin embargo, las mayores oportunidades para prevenir el dolor y el sufrimiento de los niños se encuentran en los países más pobres. Allí sabemos no sólo que las cosas pueden ser mejores, sino cómo hacerlas mejor.

La investigación sobre cómo prevenir las muertes infantiles y el hecho de que la mortalidad infantil en regiones enteras del mundo es 10 veces menor que el promedio mundial muestran lo que es posible. Millones de muertes infantiles son prevenibles. Sabemos que es posible hacer del mundo un lugar mejor.

El mundo es horrible, es por eso que necesitamos saber sobre el progreso

Las noticias a menudo se centran en lo horrible que es el mundo. Hay una gran audiencia para las malas noticias y es más fácil asustar a las personas que animarlas a lograr un cambio positivo.

Estoy de acuerdo en que es importante que sepamos lo que está mal en el mundo. Pero, dada la escala de lo que ya hemos logrado y de lo que es posible en el futuro, creo que es irresponsable informar solo sobre cuán terrible es nuestra situación.

Ver que el mundo se ha convertido en un lugar mejor no significa negar que nos enfrentamos a problemas muy serios. Al contrario, si hubiéramos logrado el mejor de los mundos posibles, no me pasaría la vida escribiendo e investigando cómo llegamos aquí. Es porque el mundo sigue siendo terrible que es tan importante ver cómo el mundo se convirtió en un lugar mejor.

Ojalá pudiéramos cambiar nuestra cultura para que nos tomemos más en serio esta posibilidad de progreso. Este es un problema solucionable: tenemos los datos y la investigación, pero actualmente no los estamos usando. Los datos a menudo se almacenan en bases de datos inaccesibles, la investigación se guarda bajo llave y se entierra bajo la jerga de los documentos académicos. La idea es cambiar esto.

Si queremos que más personas dediquen su energía y dinero a hacer del mundo un lugar mejor, entonces deberíamos hacer mucho más conocido que es posible hacer del mundo un lugar mejor.

Dr. Max Roser

Max es el fundador y director de Our World in Data. Inició el proyecto en 2011 y durante varios años fue el único autor, hasta recibir financiación para la formación de un equipo.
Republicado con permiso de Our World In Data bajo una licencia Creative Commons. Consulta el artículo original en inglés.

Te puede interesar

Historias recientes

10 paradojas que ampliarán tu mente

Los seres humanos tenemos muchos logros que celebrar. Hemos reutilizado y reformado nuestro entorno para...

¿Cuántas veces verás a tus padres antes de que mueran?

Uno de los hechos tristes de la vida es que a menudo no apreciamos...

La verdadera historia de Phan Thi Kim Phúc, la «niña de la guerra de Vietnam»

Esta es quizás la historia de una de las fotografías más influyentes de la...

La increíble historia del jefe John Smith, el hombre que «vivió 137 años»

En 1922, murió un hombre conocido como el jefe John Smith.Smith o el lobo...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -