10 partes del cuerpo humano que son inútiles (o tal vez no)

Existe cierto debate sobre qué partes del cuerpo humano son inútiles y cuáles no.

- Anuncio -

¿El cuerpo humano contiene partes verdaderamente inútiles? Podría decirse que sí, pero es posible que no sean los que creas.





Algunas partes del cuerpo, como el pezón masculino, no cumplen ninguna función útil. Pero otras, como el apéndice, siguen siendo un tema de debate, ya que investigaciones recientes sugieren que pueden tener un propósito que los científicos aún no comprenden por completo.

Los científicos tienen un historial de clasificación de la importancia de los órganos antes de conocer sus verdaderas funciones. Pero cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de que muchas de esas partes «inútiles» son realmente esenciales.





Por ejemplo, en la década de 1890, el anatomista alemán Robert Wiedersheim publicó una lista de 86 «vestigios» humanos o partes del cuerpo que habían «perdido su significado fisiológico original» para los humanos. La lista, publicada en su libro «La estructura del hombre: un índice de su historia pasada», incluía anatomía esencial, como válvulas clave en las venas que ayudan a dirigir el flujo sanguíneo; la glándula timo, que produce glóbulos blancos que combaten enfermedades; y las glándulas pituitaria y pineal productoras de hormonas.

Los científicos continúan descubriendo cosas nuevas sobre el cuerpo humano hasta el día de hoy. Con eso en mente, aquí hay 10 de las partes aparentemente inútiles del cuerpo humano, algunas de las cuales siguen siendo controvertidas.

1. Pezones masculinos

Pezones masculinos
¿Por qué los hombres tienen pezones?





En el útero, todos los embriones humanos desarrollan inicialmente todas las mismas partes, y luego, alrededor de las siete semanas, los sexos comienzan a divergir. Ahí es cuando un gen llamado SRY en el cromosoma Y entra en acción e inicia el desarrollo de los órganos reproductores masculinos y la desaparición de los femeninos. Los pezones comienzan a formarse antes de que SRY se active, por lo que todos los humanos terminan con pezones, independientemente de su sexo.

Aunque por lo general no son capaces de amamantar, los pezones masculinos a menudo aún responden a la estimulación sexual, por lo que algunos pueden estar en desacuerdo con la idea de que son totalmente «inútiles».

2. Muelas del juicio

Muelas del juicio
Existen cuatro muelas cordales (una por cada cuadrante bucal) y se encuentran en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca.

Los terceros molares humanos, cordales o muelas del juicio, se pueden usar para masticar alimentos, pero a menudo se consideran innecesarias. En alrededor del 22% de las personas en todo el mundo, al menos una de cada cuatro muelas del juicio no crece.

Cuando crecen, son los más propensas a verse afectadas, lo que significa que no emergen correctamente a través de las encías. Eso se debe a que las mandíbulas de los humanos suelen ser demasiado pequeñas para acomodar todos los dientes. Algunos científicos han atribuido esto a que los humanos desarrollaron mandíbulas más pequeñas con el tiempo, pero ahora, hay evidencia que sugiere que nuestras dietas infantiles son más culpables.

Consumir alimentos difíciles de masticar, como verduras crudas y nueces, puede estimular el crecimiento de la mandíbula, mientras que comer alimentos blandos y procesados ​​de alguna manera atrofia el crecimiento de la mandíbula, dejando poco espacio para las muelas del juicio, informó Discover.

3. El órgano de Jacobson

El órgano de Jacobson
Esquema del órgano de Jacobson.

En algunos humanos, los científicos no están seguros de cuántos, se pueden encontrar restos de un órgano detector de feromonas en forma de tubo asomando a través del techo de la cavidad nasal. Esta estructura, llamada órgano vomeronasal u órgano de Jacobson, está presente y es funcional en muchos animales, incluidos reptiles, anfibios y mamíferos.

Hay evidencia anatómica y genética que sugiere que el órgano no es funcional en los humanos que lo portan, pero este asunto «todavía es ampliamente debatido», según una revisión de 2018 en la revista Cureus.

4. Músculo palmar largo

Músculo palmar largo
Tendón del músculo palmar largo, visible en la muñeca.

El músculo palmar largo o palmar menor se extiende desde la parte inferior del hueso superior del brazo, o húmero, hasta el tejido conectivo grueso, o fascia, en la palma de la mano.

Funcionalmente, es uno de los músculos involucrados en la flexión de la mano en la muñeca y en la tensión de la palma, pero no todos los humanos tienen el músculo, y aquellos que no lo tienen aún pueden ejecutar estos movimientos sin problemas.

Algunos científicos teorizan que el músculo es más fuerte y funcionalmente más relevante en los primates trepadores de árboles que en los primates terrestres, como los humanos, según un informe de 2014 en la revista Medical Hypotheses.

5. Músculo piramidal

Músculo piramidal
Uno de los dos músculos piramidales está etiquetado en la esquina inferior izquierda del dibujo.

Los dos músculos piramidales se originan en la articulación entre los dos huesos púbicos, la sínfisis púbica, y se extienden a cada lado de la línea alba, una línea de tejido conectivo que recorre el centro del abdomen.

Estos músculos varían en tamaño, y un porcentaje de humanos carecen de uno o ambos músculos y no sufren efectos nocivos por su ausencia, según un informe de 2017 en el Journal of Clinical and Diagnostic Research.

Las estimaciones sugieren que entre el 10 % y el 20 % de las personas carecen de al menos un músculo piramidal, pero estas estimaciones varían según la población de personas estudiadas.

6. Tubérculo de Darwin

Tubérculo de Darwin
Tubérculo de Darwin, tal como se presenta en muchos seres humanos y, a la derecha, la punta de la oreja de un macaco, del que es homólogo.

El punto de Darwin, o tubérculo de Darwin, es una protuberancia que a veces aparece en el borde del oído externo. Considerada una malformación inofensiva de la oreja, se cree que la estructura es un remanente de una articulación que una vez permitió que la parte superior de la oreja se doblara sobre el canal auditivo, informó New Scientist.

7. Músculos auriculares

Estructura interna del oído humano
Estructura interna del oído humano.

El pabellón auricular, o pinna, es la parte visible de la oreja en el exterior de la cabeza; los músculos unidos a la aurícula se consideran vestigiales en los humanos, lo que significa que han perdido la totalidad o la mayor parte de su función original a lo largo del tiempo evolutivo.

«Vestigial» se piensa ampliamente que significa «completamente no funcional», pero esto es un concepto erróneo.

Si bien muchos animales pueden girar sus oídos en respuesta a los sonidos, los humanos han perdido esta capacidad y algunos ni siquiera pueden moverlos, Según indica The New York Times.

8. El coxis

El coxis
A pesar de ser el vestigio de una cola, el coxis posee todavía una función anatómica, pues sirve de apoyo para un cierto número de ligamentos y músculos.

El coxis humano, o cóccix, también se considera vestigial, lo que significa que perdió su función original a lo largo del tiempo evolutivo. Una vez parte de una cola real, el coxis humano ahora consta de tres a cinco vértebras rudimentarias fusionadas para formar un solo hueso.

El coxis sirve como punto de anclaje para muchos músculos, ligamentos y tendones. Entonces, aunque ya no es una cola, está lejos de ser una parte inútil del cuerpo humano.

9. El apéndice

Dolor de apéndice
El apéndice humano es una estructura funcional y activa.

Charles Darwin fue el primero en proponer que el apéndice, una estructura en forma de bolsa que se extiende desde el intestino grueso, podría ser un órgano vestigial que alguna vez ayudó a nuestros antepasados ​​herbívoros a digerir plantas abundantes.

El hecho de que algunas personas nazcan sin apéndice y que a muchas se les extraiga el órgano quirúrgicamente sin ninguna consecuencia obvia parece apoyar esta idea.

Pero más recientemente, la investigación ha revelado posibles funciones del apéndice en una amplia gama de mamíferos, incluidos los humanos. El órgano puede ser un reservorio de bacterias intestinales útiles, por ejemplo, y también un sitio donde nacen las células inmunitarias que combaten enfermedades.

¿Entonces es inútil? Tal vez no, pero haz que te lo quiten si tienes apendicitis.

10. Membrana nictitante

Membrana nictitante
En el humano se materializa en el repliegue semilunar de la conjuntiva.

Las aves, los reptiles y algunos mamíferos, incluidos los gatos, tienen una membrana nictitante o «tercer párpado» que se mueve a través del ojo, desde la esquina inferior interna hasta la esquina superior externa. Esta estructura similar a un limpiaparabrisas no existe en los humanos, pero los humanos llevan un remanente del tercer párpado en la esquina interna de cada ojo, según indica un artículo en Scientific American.

Este remanente, llamado plica semilunaris, parece una pequeña protuberancia carnosa. Aunque a veces se piensa que es inútil porque no funciona como un párpado, en realidad soporta la rotación del globo ocular y ayuda con el drenaje de lágrimas. Dicho esto, el tejido puede ser removido en pacientes que requieren cirugía por estrechamiento u obstrucción del conducto lagrimal.

Te puede Interesar

Lo más reciente

Eteri Lamoris opina sobre el conflicto en Ucrania: «El siglo XXI me parece lleno de cinismo»

La aclamada soprano internacional en el ámbito de la ópera, premiada en numerosos...

Los infernales últimos días de Diego Maradona

Luego del retiro de Pelé a finales de los años 70, no pasó mucho...

¿Se aproxima una revolución en la vida humana? Predicen nuevos récords de longevidad

La cuestión de si hay un tope para la vida humana ha sido objeto...

Liderazgo autoritario: La psicología detrás de la admiración hacia los dictadores

Se sube al estrado vociferando, agitando enérgicamente las manos y acusando a los enemigos...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -