Este es el reloj más delgado del mundo, con solo 1,75mm de grosor

- Anuncio -

Richard Mille es un especialista en relojes de alta gama y en esta ocasión se unió con Ferrari para elaborar el reloj más delgado del mundo. Este ejemplar tiene el nombre de Richard Mille RM UP-01 Ferrari y está elaborado con aleaciones de titanio.





La pieza solo cuenta con 1,75 milímetros de grosor, superando de esta manera al Bulgari Octo Finissimo Ultra por tan solo 0,05 mm. ¿Cómo es esto posible? Fue fabricado con titanio de grado 5, también cuenta con un 6% de aluminio y más 4% de vanadio.

Gracias a su mecanismo de cuerda, no requiere pilas. Es decir, al darle cuerda puede funcionar perfectamente y es necesario hacerlo tan solo cada tres días porque tiene una reserva de 45 horas.





Redujeron el espacio al extremo distribuyendo los componentes en la superficie, de hecho fue un trabajo tan meticuloso que el desarrollo tomó más de 6.000 horas, el reloj está diseñado para soportar golpes y vibraciones fuertes, sin poner en riesgo su funcionamiento.

Es resistente a fuertes caídas

A diferencia de otros relojes de alta gama, el RM UP-01 es resistente a fuertes caídas y movimientos de más de 5.000 G. También puede ser sumergido en agua hasta 10 metros de capacidad.

Lo que más sorprende al público, es que todo esto es posible con tan solo un grosor de 1,18 mm. Es tan exclusivo que solo fueron fabricadas 150 unidades en todo el mundo y su precio oscila los 1,8 millones de euros.

Un reloj inspirado en la elegancia





Ferrari explicó que esta pieza está inspirada en los valores de la empresa, ya que representa a los mecanismos deportivos por su elegancia. En el diseño fueron disruptivos con las modas actuales para contar con nuevos códigos estéticos.

Para hacer realidad este proyecto fue necesario dejar a un lado los conocimientos estándares de la relojería, tuvieron que salirse del molde para dar pie a una increíble pieza que sale de lo común.

Todo en menos espacio

Al momento de fabricar el RM UP-01, los creadores tenían un objetivo claro: ahorrar lo máximo en espacio. Esto solo se logró rediseñando el calibre, conocido también como el esqueleto del reloj.

Fue toda una hazaña en la que los fabricantes tuvieron que colocar un volante con inercia variable, para así poder disminuir lo más posible el grosor, pero sin perder sus funciones. Sin lugar a dudas, es todo un éxito en nanoingeniería que tiene cautivado a todo el público amante de los relojes de lujo.

Todas sus piezas fueron elaboradas con titanio de grado 5, que logra que el peso sea de tan sólo 30 g, un logro que enorgullece a Ferrari y Richard Mille, que se asociaron para dar luz a este proyecto.

Pese a su pequeño tamaño, el usuario podrá usar todas las herramientas típicas que trae un reloj como ver la hora, minutos, segundos. Incluso puede ajustar la rotación de la corona. La pieza también cuenta con marcas y lados curvos para un diseño más estético y llamativo.

Te puede interesar

Historias recientes

Por qué resucitar al mamut podría ser una mala idea

La capacidad más auténticamente divina proporcionada por la ingeniería genética es la aparente posibilidad...

El mito más dañino sobre el ejercicio

Alrededor de una cuarta parte de los adultos estadounidenses son físicamente inactivos y no hacen ningún...

Los riesgos de cocinar en parrillas, hornos y barbacoas

A lo largo de la historia, la dieta ancestral ha ido evolucionando hasta dar...

El único audio conocido de la voz de Frida Kahlo, descubierto 6 décadas después de su muerte

Han pasado casi 70 años desde que Frida Kahlo murió, y en la actualidad...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -