Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible

Vivir sin generar residuos tóxicos para el planeta es posible

Son muchas las movilizaciones que se están produciendo últimamente por el Cambio Climático.  Las altas temperaturas, las sequías, las inundaciones, especies en extinción o la desaparición de los glaciares son algunas de sus consecuencias. Las personas más concienciadas han cambiado sus hábitos de vida para impedir que se sigan desarrollando esta serie de catástrofes. Por ejemplo, muchos han optado por dejar de utilizar objetos elaborados a partir del plástico, ya que son muy contaminantes. Por todo lo anterior, a lo largo del siguiente artículo explicaremos si es posible vivir sin generar residuos. Aunque parezca en principio un objetivo difícil, se puede cumplir.

¿A qué clase de residuos nos referimos?

Cada uno de nosotros genera de media un kilo y medio de residuos diarios. Esto se traduce en 440 kilos anuales. Por residuos entendemos todo aquello que acaba en el vertedero o la incineradora sin posibilidad de ser reciclado. Entre ellos se encuentran envases de plástico, bricks, bolsas, latas, pilas o aparatos electrónicos, entre otros.

Qué pasos debemos seguir para acabar con los residuos

Es difícil cambiar ciertas rutinas. Por ello, este propósito se realiza a largo plazo. Ante todo, lo importante es la concienciación, empatizar con el estado del planeta y querer mejorar la situación antes de que sea demasiado tarde.

Qué pasos debemos seguir para acabar con los residuos

Reducir el uso del plástico

El primer paso que debemos dar para evitar la producción de residuos es el uso del plástico. Se trata de uno de los materiales que más tarda en degradarse y desaparecer. Además, sus consecuencias en el medio ambiente son irreparables.

Reutilizar

Tal y como se hacía años atrás, se recomienda ir a la compra reutilizando las bolsas que ya tenemos en casa. Asimismo, siempre es mejor comprar a granel y escoger envases reutilizables como el vidrio.

Cocinar en casa

Teniendo en cuenta el ritmo de vida actual, teniendo poco tiempo para dedicarnos a las tareas del hogar como la cocina, se pide un esfuerzo para poder vivir sin generar residuos. De este modo, cada vez que compramos un producto precocinado estamos fomentando la utilización del plástico. Si dedicamos parte de nuestro tiempo a hacer comida casera, los envases utilizados se reducirán, por lo menos, a la mitad. Asimismo, nuestra salud lo agradecerá.

Conocer nuestros hábitos

Para poder cambiar nuestras rutinas lo primero que debemos hacer es ser conscientes de ellas. Basta con echar un vistazo a nuestra basura para saber qué podemos corregir. ¿Hay envases vacíos en los que antes había fruta o verdura? Si es así, la solución es comprar una malla e ir con ella a la frutería. De este modo, ya no tendremos que tirar plástico si consumimos este tipo de alimentos. ¿Hay comida orgánica? Si es así, debemos comprar a granel para adquirir solo lo que necesitamos sin que ningún producto se nos ponga malo.

vivir sin generar residuos

Método “Residuos Cero”

La escritora Bea Johnson ha publicado el libro “Residuos Cero en casa”. En él explica cuáles son los pasos a seguir para poder vivir sin generar residuos. Estos pasos se clasifican en cinco. En primer lugar, emplearíamos el verbo rechazar -aprender a decir que no a aquello que no necesitamos-. Igualmente, el segundo es reducir -no comprar lo que no se precise-; el tercero es reutilizar -alargar la vida útil de lo que ya no sirve para su función principal-; y el cuarto es reciclar -para reducir la basura-. Finalmente, el último consiste en compostar -convertir en abono los residuos orgánicos pueden volver a ser una materia orgánica útil para fertilizar la tierra-.