La verdad sobre estar demasiado tiempo sentados, según la ciencia

- Anuncio -

Los largos viajes diarios al trabajo, las extensas reuniones en la oficina y los maratones nocturnos de televisión no están exentos de costos para la salud. Estudios repetidos han dejado en claro que pasar demasiado tiempo sentados es una receta para una tumba prematura.





Sin embargo, como tantas otras cosas en la ciencia, la evidencia se limita a lo que se puede estudiar cerca de casa. Lejos de las instituciones de investigación de los países ricos, las consecuencias de la vida sedentaria no se han analizado con tanto detalle, lo que deja abierta la posibilidad de que las poblaciones de bajos y medianos ingresos puedan tener una experiencia diferente.

Ahora, un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores que involucró a más de 100.000 personas en 21 países reveló que las personas en las partes más pobres del mundo sufren efectos aún peores por los largos días sentados en una posición.





Si bien una mayor cantidad de tiempo sentado se asoció con un mayor riesgo de mortalidad y enfermedad cardiovascular en todas las poblaciones estudiadas, la relación fue más pronunciada en países de bajos ingresos como Bangladesh, India y Zimbabue.

Sentarse de seis a ocho horas al día, ya sea en el trabajo, en un automóvil o frente al televisor por la noche antes de irse a la cama, aumenta el riesgo relativo de enfermedad cardíaca y muerte prematura en alrededor de 12 a 13 por ciento, en comparación a las personas que se sientan menos de cuatro horas al día.

Aumenta ese tiempo hasta ocho horas o más, y el riesgo relativo se trepa a un asombroso 20 por ciento.





Cuando los datos se separan en diferentes categorías económicas, sentarse durante más de ocho horas al día en países de ingresos bajos y medianos bajos conlleva el riesgo de un salto en muertes y enfermedades cardíacas de poco menos del 30 por ciento (nuevamente, en relación con estar sentado cuatro horas o menos).

Por un lado, el estudio muestra cuán extendido está el problema de la reducción de la actividad física. Pero una implicación más seria es el papel que juega la pobreza en la determinación del impacto final que cada hora extra de estar sentado tiene en el cuerpo.

Basándose únicamente en los resultados, es difícil decir por qué existe la discrepancia.

Según el informe publicado por los investigadores:

La diferencia en la asociación podría explicarse en parte por los diferentes dominios y patrones de comportamientos de sentarse en diferentes niveles de ingresos.

Es decir, el tiempo de visualización de la televisión es más común entre las personas con posiciones socioeconómicas más bajas y mostró una asociación más fuerte con los resultados en comparación con otros comportamientos sentados, tal vez debido a hábitos de mala nutrición coincidentes y patrones sedentarios prolongados e ininterrumpidos.

Si bien no todos los tipos de sentarse son iguales, los investigadores encontraron evidencia que respalda las afirmaciones de que el ejercicio tiene un fuerte efecto mitigador sobre la mortalidad y la prevalencia de enfermedades cardiovasculares.

Sorprendentemente, los autores del estudio encontraron que estar sentado y la inactividad representaron solo un porcentaje ligeramente menor de muertes que fumar.

Según Scott Lear, científico de salud de la Universidad Simon Fraser:

Para aquellos que están sentados más de cuatro horas al día, reemplazar media hora de estar sentado con ejercicio redujo el riesgo en un 2 por ciento.

Aquí hay una oportunidad real para que las personas aumenten su actividad y reduzcan sus posibilidades de muerte prematura y enfermedades cardíacas.

A pesar de lo persuasivo que puede ser el mensaje de levantarse de esa silla, la investigación sobre las variaciones en la actividad física entre los grupos socioeconómicos sugiere que es posible que no todos lo tengamos tan fácil.

Aunque es un tema complicado, los estudios sugieren diferencias sutiles en el acceso a áreas adecuadas para la actividad física, las oportunidades para administrar el tiempo y el acceso al ejercicio, y la motivación para priorizar, por ejemplo, una caminata sobre un viaje en autobús, podría significar que dejar la silla es más una reto cuando el dinero es escaso.

Lo que está muy claro es que nuestras vidas brindan menos oportunidades que nunca para levantarse y moverse, y el tiempo total para sentarse aumentó poco menos de una hora por día entre los adultos estadounidenses durante los últimos diez años.

No importa dónde vivamos, es una hora que no podemos permitirnos perder.

Te puede interesar

Historias recientes

La historia poco conocida de Klara Hitler, la cariñosa madre del Führer

Desde la dictadura genocida de Adolf Hitler, muchos en Alemania y en el mundo...

Desapariciones en cruceros: 9 de los casos más misteriosos de la historia

Para muchos, viajar en crucero significa darse unas vacaciones de ensueño. En el mar,...

Amou Haji, el hombre más sucio del mundo que lleva casi 70 años sin bañarse

Es conocido en Internet como el hombre más sucio del mundo. Pero para Amou...

¿Tienes miedo de envejecer?

Samuel* tiene treinta y tantos años. “Se acerca un gran cumpleaños”, dijo. Estoy tratando de...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -