¿Confiarías en una mujer mecánica? Los sutiles prejuicios de la «injusticia epistémica»

¿Por qué, exactamente, no confías en la opinión de esa persona?

- Anuncio -

El equipo está encorvado sobre el examen. María sabe la respuesta. “Son leopardos”, dice con confianza.





Keegan, que sostiene el bolígrafo, hace un ruido inseguro.

María frunce el ceño. Después de unos momentos largos e incómodos, Nick interviene. “Creo que en realidad son leopardos”, dice.





«¡Estás en lo cierto!» Keegan dice y lo escribe. María resopla con silenciosa ira. No es la primera vez que esto sucede, y no será la última. Pero ella se traga su amargo comentario. Después de todo, ya está acostumbrada.

Este es un ejemplo de lo que Miranda Fricker llama “injusticia epistémica”.

Sordera selectiva

Hay muchas maneras de expresar el prejuicio. Puede ser abuso físico, pero también puede ocurrir cuando ridiculizas, degradas o insultas a alguien. Puede ocurrir cuando le negamos a X las oportunidades que se le dan a Y. Para Fricker, una forma más sutil de participar en el prejuicio es cuando nos negamos a respetar las opiniones o el testimonio de otra persona, sin una buena razón para hacerlo.





Por ejemplo, un sexista podría decirle a su esposa: «Ana, hay intuición femenina, y luego hay hechos», o un juez blanco racista podría (conscientemente o no) dar más peso a un testigo ocular blanco. La exsecretaria de Relaciones Exteriores de Australia, Julie Bishop, se refirió a esto como «sordera de género» y es donde «si eres la única voz femenina en la sala, los hombres simplemente no parecen escucharte».

La injusticia epistémica minimiza, reduce o ignora por completo lo que alguien dice en función de información no relevante , como su sexo, etnia, religión, riqueza, etc.

El problema es que cuando negamos la validez de la voz de alguien, lo disminuimos y lo reducimos. Cuando la estricta ley islámica, por ejemplo, dice que el testimonio de una mujer vale la mitad que el de un hombre, es decir, importan menos. Mientras que, argumentó Immanuel Kant, cuando creemos y escuchamos a otra persona, demostramos que la respetamos.

¡Eres un cómplice!

Si bien Fricker acuñó el término «injusticia epistémica» para aplicarlo a aquellos que generalmente son marginados y discriminados en la sociedad, también es algo que se ve en muchas críticas cotidianas de ciertas investigaciones.

Tomemos un ejemplo: «las grandes farmacéuticas». No es raro que un estudio o ensayo sea descartado porque está financiado (en parte o en su totalidad) por algún tipo de gran corporación, generalmente dentro de las industrias farmacéutica, alimentaria y de consumo. Cuando leemos: «Sí, esa investigación está financiada por grandes farmacéuticas», no solo estamos cometiendo una injusticia epistémica, sino que estamos descartando un argumento basado en la fuente: lo que generalmente se llama un argumento ad hominem .

Por supuesto, a veces la investigación «patrocinada por la industria» es dudosa. Puede ser que los «participantes» se seleccionen para hacer que un determinado resultado sea más probable, como excluyendo a hombres o mujeres sin una razón obvia. Un fármaco puede probarse frente a una alternativa más débil y obsoleta («Mira, mi fármaco es mucho mejor que las alternativas»). Entonces, no, «patrocinado por la industria» no significa «perfecto».

Pero estos son problemas con toda la investigación científica. Un graduado de investigación, con la esperanza de hacerse un nombre y/o conseguir un gran trabajo, es tan probable que diseñe un resultado como un cómplice corporativo. Un «investigador independiente» no significa que de alguna manera cuelguen todos los sesgos preexistentes en la puerta. Algunos estudios son defectuosos y algunas investigaciones están sesgadas. No importa quién sea el autor: debemos ver el estudio como un estudio.

Aún más, un gran metanálisis de la Universidad John Hopkins y el Centro Médico Cedars-Sinai de 245,999 ensayos clínicos concluyó que los estudios patrocinados por la industria fueron generalmente más rápidos y mejores. Continuaron diciendo que «el aumento de la financiación de la industria para ensayos clínicos aleatorios más grandes puede estar justificado para informar la toma de decisiones clínicas y responder preguntas importantes sobre políticas clínicas y de salud». Con un 70% estimado de todos los ensayos clínicos financiados por la industria, es una tontería descartar tanta investigación importante.

Evitar la injusticia epistémica

El problema con la injusticia epistémica, como la imaginó Fricker, es que se encuentra muy cerca de nuestros prejuicios inconscientes. Cada uno de nosotros tiene, en algún lugar de nuestra psique, la idea de una «persona bien informada». Desde nuestra infancia, a través de nuestra educación y hasta bien entrada nuestra carrera, llevamos la imagen de un modelo de verdad que respetamos y escuchamos por encima de todo. Y así, la mayoría de nosotros probablemente hemos sido testigos, o incluso culpables, de devaluar el testimonio de alguien al menos una vez.

Por supuesto, esto no quiere decir que «la opinión de todos tenga el mismo valor». Si tengo un problema con mi coche, no voy a confiar en Pepito Pérez del bar local. Voy a llamar a un mecánico. Pero incluso si creemos que algunas voces tienen más peso que otras, juzgarlas sobre la base de factores estereotípicos e irrelevantes es simplemente un prejuicio.

«Justicia epistémica» significa que si tu mecánico es hombre o mujer, negro o blanco, tomarás su opinión de la misma manera.

Jonny Thomson enseña filosofía en Oxford. Maneja una popular cuenta de Instagram llamada Mini Philosophy (@philosophyminis), que es el resultado de las conversaciones con sus alumnos y una obsesión algo masoquista por leer libros filosóficos áridos.

Te puede interesar

Historias recientes

10 paradojas que ampliarán tu mente

Los seres humanos tenemos muchos logros que celebrar. Hemos reutilizado y reformado nuestro entorno para...

¿Cuántas veces verás a tus padres antes de que mueran?

Uno de los hechos tristes de la vida es que a menudo no apreciamos...

La verdadera historia de Phan Thi Kim Phúc, la «niña de la guerra de Vietnam»

Esta es quizás la historia de una de las fotografías más influyentes de la...

La increíble historia del jefe John Smith, el hombre que «vivió 137 años»

En 1922, murió un hombre conocido como el jefe John Smith.Smith o el lobo...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -