La legendaria y difícil prueba para ser taxista en Londres: solo 1 de cada 5 la pasan

La legendaria y difícil prueba para ser taxista en Londres

Quizás para muchos de nuestros lectores el uso de dispositivos GPS en los autos es algo con lo que están familiarizados desde su infancia. No obstante, en Inglaterra esto es poco significativo, pues toda persona que pretenda ser taxista en Londres tendrá que aprobar el examen más difícil del mundo.

Si has tenido la oportunidad de conocer Londres te habrás dado cuenta de varios aspectos únicos de esta ciudad. Uno de ellos son los populares taxis negros que transitan por la urbe, actualmente revueltos con un gran número de coches híbridos al servicio de Uber y otras plataformas similares.

“El examen más duro del mundo”

Y es que estamos hablando de una verdadera mega ciudad, más grande de lo que ya ilustran sus mapas. Por eso sorprende el examen que los candidatos a taxistas deben aprobar, dado que necesitan aprender de memoria cada una de las vías de la metrópoli, el único modo de pasar la legendaria prueba The Knowledge.

El examen más duro del mundo

En un vídeo de The Great Story, así lo define Peter Allen, un taxista que lleva 9 años trabajando en la ciudad inglesa:

El examen es la prueba que tienes que pasar para convertirte en taxista en Londres, también es el examen más duro del mundo. Lo primero que tienes que hacer es aprender lo que se llama “el libro azul”, algo así como nuestra Biblia.

Tienes que aprender 320 rutas por Londres, el equivalente a 640 áreas de un cuarto de milla. Tienes que aprender 25.000 calles y carreteras dentro de un radio de 10 kilómetros de Trafalgar Square, tienes que saber cada punto de interés, lugar famoso, edificios de apartamentos, urbanizaciones, estaciones de policía, mezquitas, sinagogas, iglesias, peluquerías, tiendas, discotecas, pubs, restaurantes… En resumen, cualquier sitio que un pasajero que paga quisiera llegar.

Conseguir aprender todo eso lleva su proceso. Es fundamental que los aspirantes acudan al centro de exámenes, lugar donde el examen se fracciona en diferentes fases, entre ellas, la oral, considerada como la de mayor importancia. En esta fase el inspector evalúa el nivel de conocimiento del candidato en cuanto a las calles y vías de Londres, incluyendo zonas críticas donde debe resolver la menor distancia para desplazarse de un punto A a un punto B. También el evaluador puede lanzar preguntas sobre establecimientos específicos, como museos, teatros, restaurantes, entre otros.

El tiempo promedio para que el temario completo del examen quede aprendido es de 2 a 4 años. Sin embargo, hay quienes pueden demorar algo más, como Abbas Ekta, quien lleva cuatro años y medio capacitándose. Así lo explica el aspirante:

Es como un trabajo a tiempo completo. Te despiertas por la mañana y sales a conducir y conocer un poco más la ciudad. Lo hago todos los días un par de horas y lo compagino con horas de estudio en casa.

Podemos dimensionar mejor la dificultad de esta prueba sabiendo que solo uno de cada cinco aspirantes es capaz de pasarla, lo que le otorga a este proceso de selección igual tasa de aprobación que los exámenes para integrar la principal fuerza de operaciones especiales de la Armada de los Estados Unidos, comúnmente conocidos como Navy SEALs.

¡Compártelo en tus redes!